¿Preferís escuchar la nota? Haz click en el reproductor.


Ya recorriste los pasos del Método epep. Si llegaste a este texto, es porque leíste todos los anteriores e hiciste los ejercicios. La clave del éxito de este entrenamiento cerebral es la repetición sistemática de los ejercicios sostenida en el tiempo. Vas a ver resultados inmediatos cuando detectes los pensamientos automáticos que conspiran contra tus propósitos y te des cuenta de que podés desarticularlos. Sin embargo, la reprogramación de tu inconsciente cerebral, para que sea completa y duradera y te permita en el futuro encarar otros propósitos  con eficiencia lleva seis meses. No es tanto tiempo si tenés en cuenta que es una capacitación que va a cambiar tu forma de ver el mundo para que sea positiva y tengas una actitud proactiva.

Aceptá la responsabilidad y tomá el control de tu vida.

Las situaciones pueden ser buenas o malas, pero lo que marca la diferencia es lo que vos hacés con eso. Cuando te planteás un foco de atención, lo hacés de manera voluntaria y consciente. Si tu actitud es acorde a ese deseo que dio origen a tu propósito, entendés que el objetivo es superior a los obstáculos y que vale la pena seguir adelante.

Concentrate en las soluciones y no en los problemas. Actuá. No esperes que otro quite del medio el tronco que se interpone en tu camino a la meta.

Hay algo que debés tener en claro: ser persistente no es lo mismo que ser terco. Si algo no da resultado, tal vez sea oportuno replantearlo, buscar opciones, revisar si un punto de la planificación requiere un ajuste o si el contexto cambió de manera inesperada y hay que adaptarse a las nuevas circunstancias.

Las crisis no son necesariamente malas: nos plantean un desafío y nos obligan a ser más astutos, flexibles y creativos. Sin crisis no hay desafío y sin desafío no hay mérito. Cuando le atribuís a la crisis tu fracaso o tu falta de voluntad, estás negando tu propio talento y le das al problema un poder sobre vos.

Con los ejercicios epep aprendiste a superar tus obstáculos al reprogramar tu inconsciente cerebral a favor de tu propósito. Ahora sabés que podés cambiar tu realidad mediante la programación activa y la programación pasiva. Entendiste que no es ver para creer, sino creer para ver, porque percibís el mundo a partir de tus creencias y que, cuando entrenás tu mente y cambiás la información de los programas mentales en tu inconsciente cerebral, sos capaz de liderar tu vida. ¡Felicitaciones por completar el Método epep para liderar tu vida! Ya tenés las herramientas para alcanzar el éxito en lo que te propongas y contagiarles a los demás tu actitud positiva.